Orientación y tratamiento. 10 de julio.

Miércoles 10 de julio de 2019.

ÚLTIMA CLASE !

Clase orientación y tratamiento en clínica psicopedagógica.

Alicia Fernández: cap. 1,2,3,4,5,6,7,9,10,11,12 no va el 8.

Marina Müller: (Aprender para ser )cap: 1,3,4,5,6,7,9 no van el 2 y el 8.

Schlemenson: capítulo 5.

Daniel. Calmels: (Cuerpo y escritura) cap 1,2,3.

Posted by Proyecto San Telmo. Spanish classes. Buenos Aires. Argentina.

Posted in Psicopedagogía, Spanish Courses Buenos Aires. Tags: , , . Comments Off on Orientación y tratamiento. 10 de julio.

Psicología profunda. Clase 24.

Jueves 4 de julio de 2019. Clase 24.

Conferencia 31. Freud de la segunda tópica y de melancolía, obsesión, histeria, síntoma pero fundamentalmente habla de la segunda tópica. Puntuaremos párrafos en particular. Es importante reparar en el título porque Freud casi no habla de personalidad. Casi me atrevo a decir que esta conferencia y un par más. Después no existe el término. A veces parece que Freud hubiera desarrollado tipos de personalidad pero no.  Destaca la descomposición de la personalidad psíquica. Para el psicoanálisis no hay una personalidad unitaria. Allport por ejemplo hace un desarrollo. Freud está en estrecha relación con la fragmentación. Comienza haciendo referencia al concepto de síntoma. “El síntoma proviene de lo reprimido, parece un subrogado del yo (…) tierra extranjera del yo”. El yo siempre los vive y percibe como ajenos a los síntomas. El yo como que se arroga el gobierno de lo que acontece en el psiquismo. Es algo ajeno en lo propio.  Sitúa el síntoma. El profesor lee apunte de cátedra. Freud hace referencia al yo y al síntoma. “No estás poseído por nada ajeno. Es una parte de tu vida anímica que se ha sustraído…” El profesor lee su resumen. Freud le habla al yo. Defensa endeble. “El síntoma se volvió ajeno a tí”. Freud le dice la culpa es tuya. Sobreestimaste tu poder. Freud habla distinto del yo, en la conferencia y en el texto del resumen del profesor. Las pulsiones se sublevan. El yo es arrogante. La defensa fue endeble. Y vos, “yo”, ni siquiera te diste cuenta. Solo llegó a tu conocimiento el resultado. No lo disciernes como tu retoño. En toda formación de síntoma se produce sustitución. El aparato psíquico del neurótico tiene sustituciones. De modo que la formación de síntoma es una formación de sustituto. Y esto es síntoma con la vertiente pulsional y síntoma con la vertiente representacional. La vertiente representacional es la formación sustitutiva. La vertiente pulsional es la satisfacción sustitutiva. ¿Por qué satisfacción sustitutiva? Porque la satisfacción original está perdida. Nunca lograremos la satisfacción originaria. Eso por el lado de la satisfacción. Freud tiene muy distintas definiciones de síntoma. En Inhibición síntoma y angustia la definición de síntoma es satisfacción pulsional interceptada por la defensa. La definición económica de Freud hace hincapié en el aspecto cuantitativo. Otras ponen el acento en las representaciones del pensamiento inconsciente pero los dos elementos están en el síntoma. Formación de sustituto. Resumen del profesor. El párrafo del yo es hasta satisfacción sustitutiva. Página 53. Conferencia  “desde el síntoma el sendero llevó al inconsciente, a la sexualidad”. Quienes le objetaban a Freud la postura de hombre criatura sexual lo hacían por lo genital. Para Freud el ser es un ser sexuado y no habla de los genitales. El niño es sexuado y los genitales están dibujados. Más o menos el quinto renglón hablando del yo.  “El ser humano enferma a raíz del conflicto entre las exigencias de la vida pulsional y la resistencia que dentro de él se eleva contra ellas, y en ningún momento habíamos olvidado esa instancia que resiste, rechaza, reprime, a la que imaginábamos dotada de sus fuerzas particulares, las pulsiones yoicas, y que coincidía justamente con el yo de la psicología popular.” Del yo parte la defensa y la resistencia. El inconsciente está en la superficie del relato. Ahora dice: mundo subterráneo. ¿Entonces profunda es la materia? El profesor Ruiz dice que piensa que el nombre de la materia se debe a la contraposición de superficial o accesorio versus profundo. Pero Freud hablaba de superficie, no de superficial. Es una tradición dice Ruiz. Nos metemos a bucear en las profundidades del alma decía Freud. El profesor dice: nunca le hablen a un paciente de yo a yo. Generalmente el paciente se presenta desde el yo. El analista tiene que tratar de armar un espacio de escucha y provocar la aparición del inconsciente, que el paciente hable más allá de su control yoico. Provocar la irrupción del inconsciente. Es como si uno debiera librar al paciente de la compulsión de darle sentido al discurso. Cuando se atreve a decir cualquier cosa a veces uno termina diciendo lo más importante. Cuando el sujeto se encuentra miserable es cuando dice las cosas más importantes de su vida. El alcohol relaja lo superyoico. El alcohólico no teme pasar el ridículo. Se hace el loco y el perverso con una botella encima. Es paradojal porque el hombre es muy miedoso. Nasio > el hombre cuida mucho su pito. Es narciso. El hombre está más pendiente de no perder su integridad. No se juega tanto. No hay que ponerse en el eje de yo a yo porque se pone en juego el ideal del analista, aparece la rivalidad. Eso define al yo imagen del analista. Lacán dice: el analista es un hombre sin yo. Se tiene que vaciar de ego. “Creación de una neurosis artificial, sustituir la neurosis del paciente por una neurosis de transferencia” . (“Más allá del principio de placer”. 1920). El analista que se tiene que dejar tomar por eso. Desde la posición, uno intenta ocupar más el espacio de algo que de alguien. Con eso quiere decir ser objeto para el paciente. Con eso Freud quiere decir, ser objeto para el paciente y no sujeto. El yo del analista debe tener el menor lugar posible. Yo débil – yo fuerte. El paciente llora y nos podemos sentir obligados a decir algo. El superyó del analista apareció. Me duele todo lo que cuenta el paciente pero tengo que sostenerlo porque acá va a aparecer algo importante. Ruiz nos comenta que una vez un supervisor le dijo: “nunca la nombras como una paciente. Te pasan cosas con ella”. Ruiz dijo ¡Sí! “Yo no me había dado cuenta”. Conferencia 31. Página 54. Yo”1 > la situación en que nos hallamos al comienzo de nuestra indagación. El yo es el sujeto más genuino. ¿Cómo podría devenir objeto? La libido toma al yo como objeto en el narcisismo. El yo puede tratarse a sí mismo como objeto. Sí, dice Freud. La descomposición de la personalidad. El yo no es la personalidad. No hay personalidad unitaria para el psicoanálisis. El yo es escindible. Una parte del yo se contrapone al resto. “Los fragmentos parcelados pueden resignificarse luego”. “Toda vez que la patología nos muestra una ruptura o desgarradura, es posible que normalmente preexistiera una articulación”. Al descomponerse el enfermo mental no lo hace por cualquier lado. Hay una lógica.

La separación de una parte observando al enfermo mental, me hace pensar que la “parte” subsiste. El yo es observado por otra instancia. Es reprochado. Otra función diferente es nuestra conciencia moral. Quiero hacer algo y una parte de mí no me lo permite porque no es moral. Ruiz dice > dilema > tengo una fiesta y un familiar se enferma. El obsesivo no iría a la fiesta porque se lo come la culpa. Freud dice que la perturbación en los jóvenes puede provocar culpa. El profesor Ruiz dice que hoy estaría bueno que sintieran culpa porque hoy hay preocupación obscena. El superyó cultural está muy débil. Hay obscenidad en mostrar. Pregunta. Qué está sustraído a la mirada del otro social. Es totalmente invasivo lo social hoy. ¿Qué pasa con la intimidad hoy?  La intimidad es un espacio necesario. Hay nuevas configuraciones de la subjetividad. El mandato es gozar. Excitación permanente. La frustración es parte de vivir y el convivir. Se consienten cuestiones que son dudosas. Frustración es una mala palabra. Cada uno tiene sus tiempos porque las historias de vida son muy distintas. Unos necesitan más tiempo y otros menos. Las personas tienen una relación muy particular con el tiempo. Hay algo de la dimensión del tiempo. Hay un tiempo para escuchar qué me pasa. Hay tiempo para comprender. Hay que poder escucharse decir. Hay un tercer tiempo para concluir para tomar decisiones. La conclusión > la decisión > conmueve la temporalidad. Cuando un sujeto toma una decisión marca un antes. Ya el sujeto no es el mismo. Uno puede decidir. No seré soltero nunca más. Como consecuencia de un acto de decisión seré divorciado pero no soltero. Los actos de decisión son muy importantes.  “Podría decir simplemente que la instancia particular que empiezo a distinguir dentro del yo es la conciencia moral, pero es más prudente considerar autónoma esa instancia, una de cuyas funciones sería la conciencia moral y otra la observación de sí, indispensable como premisa de la actividad enjuiciadora de la conciencia moral. Y como cumple al reconocimiento de una existencia separada dar a la cosa un nombre propio, designaré en lo sucesivo «superyó» a esa instancia situada en el interior del yo”.  Es algo que se va separando del núcleo del yo. Es el superyó.

Yo >> leer a Tubert y leer el resumen del profesor. Al resumen leerlo para ver si lo entendemos. Yo = parecido a persona, control de las representaciones. El yo de la filosofía el yo de la psicología clásica. La instancia yoica > tiene estatuto a partir de la segunda tópica. En la primera tópica el yo es pariente de la psicología clásica. Entre la primera y la segunda tópica. Introducción del narcisismo. El yo es objeto de la libido. El yo objeto de amor. Segunda tópica > toma nivel de instancia. No existe un yo de por sí > se constituye por un acto de identificación como el otro materno. El yo está en estrecha relación con un cuerpo y con la imagen de la superficie del cuerpo. La imagen que tengo de mi cuerpo. El yo es otro, dice Lacán. Yo > gestalt > consistencia imaginaria. Se ilusiona con la idea de integridad, de dominio, con la ley de cierre de la gestalt el yo no admite hiato. Busca ilusión de completud. El yo se constituye en relación a la otredad. Entonces se la pasa demandando reconocimiento. Frases ¿Cómo me veo? Se te ve… Esto te hace más delgada. ¿Por qué estoy gorda? El yo, imagen del cuerpo siempre presente. Qué delgado que estás. ¡Mamá le dijo eso a mi novio! Muchas veces se esclaviza a eso. Terapia >> Despersonalización >> La terapia atenta contra las consistencias yoicas. Pelo, vestimenta, lo que el otro ve. El yo quiere sentirse amado y construye su cuerpo. Operarse no modifica el yo. La terapia contribuye a la liberación de las máscaras del yo. 

1 – Página 23 y 24, se cita a Freud en la conferencia 31. Se encuentra en Freud, S., “Conferencia 31. La descomposición de la personalidad psíquica”, Tomo
XXII, Amorrortu Editores, Buenos Aires, 1993, p. 54.

Link para bajar Amorrortu en pdf

Posted by Proyecto San Telmo. Spanish classes. Buenos Aires. Argentina.

Posted in Psicopedagogía, Spanish Courses Buenos Aires. Tags: , . Comments Off on Psicología profunda. Clase 24.